El Buen Samaritano (1630)

El Buen Samaritano, de sólo 24.2 x 19.8 cm, ha sido objeto de mucho estudio. Se trata de una obra de Rembrandt van Rijn (1606-1669), uno de los pintores más famosos de la historia.

El Buen Samaritano es una representación de la parábola en Lucas X:VV. 30-33. Podemos ver al samaritano pagando al hostelero para que cuide del desafortunado viajero, un empleado del hostal baja al viajero del caballo del samaritano. La composición tiene dos zonas; la parte izquierda-baja está llena de luz y tiene elementos dedicados a la naturaleza (cielo, arboles, tierra); mientras que la parte de arriba a la derecha tiene tonos más oscuros y es en esencia arquitectónica.

good-samaritan

Las figuras del samaritano y el caballo sobresaltan por su luminosidad y la ejecución en detalle de la espalda del samaritano y el pelaje del caballo es admirable.

img_1698

A pesar de que se tiene un riguroso registro de todas las manos por las que ha pasado esta pintura, desde 1767 hasta la fecha, en 1986 El Proyecto de Investigación Rembrandt (PIR) determinó que El Buen Samaritano no era obra de Rembrandt sino de Govert Flinck (contemporáneo de Rembrandt). De acuerdo a PIR, la superficie donde está la firma del artista tiene un tono diferente que levantaba sospecha, aparte de que la “R” presentaba rasgos distintos a los típicos de la firma de Rembrandt.

img_1751

La pintura fué objeto de innumerables pruebas usando la tecnología más sofisticada. Ni siquiera los detalles que presentan efecto de empaste (en la silla del caballo o los diminutos gallo y gallina detrás del caballo) pudieron convencer a los visitantes del PIR de la autenticidad de la obra.

Cuando el PIR cambió de director, se decidió re-evaluar algunos trabajos, entre ellos El Buen Samaritano. En esta ocasión los investigadores dieron peso al estudio de rayos-x, gracias a los cuales fué posible descubrir un ‘génesis exploratorio’ típico de Rembrandt. PIR también concluyó que El Buen Samaritano fué pintado cuando Rembrandt era muy joven y exploraba con diferentes estilos. Su firma también fué evolucionando y la diferencia de color en la superficie pudo haber sido resultado de mal cuidado por parte de alguno de sus dueños de antaño.

En 2011 PIR cambió su veredicto, volviendo a atribuir El Buen Samaritano a Rembrandt.

img_1695

El Buen Samaritano forma parte de la La Colección Wallace y está en exhibición en Londres, Inglaterra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s